Personajes de Pego

Por Joan Miquel Almela
Archivo Municipal de Pego

Personajes de Pego:

-I Carmel Giner Bolufer

-II  Maria Cambrils

-III Augusto Benedico

-IV Albert Vallalta

-V   El Paborde Joan Sala

-VI  Anita Giner Soler

-VII Valerià Miralles Ortolà

-VIII Miquel Samper Peiró “Michel”

-IX El Mayorazgo Cendra

-X Justo Almela Company

-XI Fernando Ferrando García

-XII Silverio Esteve Colomer

-XIII Antonio Lloret Sarlanga

-XIV José Vidal Bernabeu

-XV Camilo Pérez Pastor

-XVI Carlos Guitart Pons

(I): CARMEL GINER BOLUFER
(Pego, 1901-1974)
“Carmelo Giner es un historiador en el más estricto sentido del vocablo.
Al principio vivían de la búsqueda, entre papeles y pergaminos viejos,
polvorientos y apolillados, tarea harto difícil, y ahora vive exclusivamente
de su suelo y de su raza, por y para el recuerdo de los hechos
que fueron, sobre el milagro vegetal de su valle”.
Carlos Sentí Esteve, 1963. (1)
En el primer año del siglo XX nació en Pego Carmel Giner Bolufer. Pronto se interesó por la Geografía y la Historia pero se dio cuenta de la imposibilidad de seguir estudiando, ya fuera por su físico débil o por la falta de recursos económicos familiares al alcance. Para asegurarse un futuro laboral estable comenzó a trabajar como ordinario de Telégrafos en Pego, tenía 17 años, trabajo que desempeñó de manera itinerante en otros lugares como Madrid, Valencia, Ondara, Cantabria, Asturias y Galicia.
Carmel Giner fue un idealista que se abrió camino a fuerza de voluntad y de manera autodidacta, lo que le valió el reconocimiento de quienes lo conocieron. No ocultó su ideología maurista tomando por divisa la famosa frase de su político favorito “Persistid y triunfaréis, prevaleceréis” (2). Durante su estancia en Madrid pulió sus ideales mauristas y mientras escribía algún artículo que otro los periódicos El Sol y La Voz asistió de oyente en la Universidad Central.
Empezó a escribir artículos periodísticos a los 16 años en Las Provincias y no paró. Son numerosos los periódicos y publicaciones donde dejó patente su pluma fácil y valiente, muchas veces censurada: La Voz, Ahora, Estampa, Diario de Alicante, La Voz de Levante, El Correo, Valencia Atracción… A nivel local fundó los semanarios La Voz de Pego (1923) (3), Renovación (1931-32) (4) y El Bullentó (1942), prefacio de lo que iba a ser el Libro de Fiestas iniciado en 1944. Esta publicación -que aún perdura hoy en día- se convirtió en el medio más sencillo para la publicación de sus trabajos. En 1953 Nicolás Primitivo dirigió una carta para animar a publicar allí en valenciano y destacó los artículos de ese año: “Estas publicaciones periódicas que se pueden editar fácilmente y que tienen gran éxito en todas partes, y van mejorando más cada día y esparciendo cultura valenciana, estas publicaciones debían aprovecharse para publicar prosa valenciana que mejorara nuestra literatura y la difundiera entre el pueblo”.
La gente lo recuerda triste, vestido siempre con el mismo traje, el pelo pegajoso y algún agujero que otro en la ropa. La vida de Carmelo era un calvario con la soledad y la vida bohemia. Los papeles, legajos y documentos históricos llenaban su casa, también llena de hallazgos arqueológicos que iba recogiendo junto a los jóvenes que paseaban con él por las montañas fruto del Centro Excursionista Cultural que creó. Todo un personaje, un retrato en la memoria de las calles de Pego todavía viejos y no demasiado empedrados. Sentado en la mesa registrando documentos, viajando con su único traje los congresos y reuniones sobre historia, hablando y enseñando nuestra lengua con conocimiento de causa, colocado encima de una peña de Petracos, Cavall Verd o Ambra para intentar encontrar los últimos suspiros islámicos entre los escombros de lo que fuera uno de los castillos de su bien estudiado y admirado caudillo moro Al- Azraq, así nos lo podríamos imaginar. Tanto era el entusiasmo y admiración hacia la población islámica de nuestros valles y comarca que llegó a utilizar el seudónimo de Alfaçar d’Ambra, que podríamos traducir como el Cronista de Ambra.
Recuerdo cómo el historiador francés Pierre Guichard – cuando asistió a las I Jornadas Carmel Giner de 2004 – me comentó que le conoció personalmente, y que le acompañó por el término y le enseñó un pequeño plano que había hecho del valle de Pego y sus alquerías en tiempos islámicos. Aquella idea de Carmel de finales de los años sesenta era más que un atrevimiento histórico, pero sirvió de base para que Guichard propusiera su tesis de los distritos castrales andalusíes en el tiempo de la conquista.
La figura de Carmel Giner se presentó dentro de una indefinición total de su propio personaje. Para entender esta falta de definición nítida hacia dentro y hacia fuera de sí mismo, habría que hacer un cuidadoso análisis sobre la evolución de su vida junto a la política y las diferentes coyunturas del siglo veinte, y un análisis de todos sus escritos desde la juventud a la madurez y de todos los géneros que probó, desde los escritos periodísticos a los teatrales, pasando por los históricos, arqueológicos y archivísticos. En su juventud las relaciones personales estuvieron alrededor de la gente liberal de la época, abogados, médicos y maestros, vinculados a la derecha menos conservadora del momento. De estas experiencias locales pasó a Madrid donde limar su tendencia conservadora hacia un maurismo juvenil que dio que hablar en la capital de España. Esa derecha fue la más reacia y crítica frente y durante la dictadura de Primo de Rivera y la voz discrepante e insatisfecha de la República, aquí puede ser que nació su inconcreta ideológica.
Durante la posguerra y la dictadura trabajó para el Ayuntamiento, como cronista, archivero, bibliotecario y embajador diplomático. Pero tampoco se definió aquí como un revolucionario y no se operó ningún cambio sustancial. Durante la predemocracia se convirtió en el paradigma de la juventud universitaria e inconformista local, pero mira por donde que a ellos tampoco les satisfizo como era, tal vez lo pillara ya demasiado mayor. Producto de todo ello, Carmel Giner es considerado hoy por algunos como un desastre y, por otros, como un personaje que nunca acabó de definirse. Para el mundo académico fue un hombre interesado e interesante pero poco más, debido a que la mayoría de sus pensamientos e investigaciones no se publicaron nunca y que no provenía de ninguna universidad.
Su idiosincrasia la dejó escrita con voz bien alta y clara en el discurso para las fiestas de Murla que hizo en 1972: “Sólo soy un modesto aficionado a la investigación histórica, sino otros títulos que los de una firme voluntad y perseverante dedicación a desentrañar y sacar a la luz los secretos arqueológicos ocultos bajo tierra, y a desempolvar, matando polillas, los amarillentos y carcomidos pergaminos y papeles que se conservan en los archivos, para conocer el pasado glorioso de nuestros pueblos”. (5)
Después de sufrir un ataque cerebral a principios de 1970, definitivamente nos dejó huérfanos a todos en el año 1974, huérfanos de historia y de humildad.

(1) Del prólogo al libro 45 años al servicio de Pego (1917-1962) sobre la biografía de Carmel Giner, publicado en 1963.
(2) Francisco Salvá Peretó, “Carmel Giner y Bolufer, cronista oficial de Pego”, en Aguaits, n. 8, 1992, pp. 53-61.
(3) Este periódico también fue promovido por Manuel Giner Pascual, como director. Salía los domingos y se imprimía en la imprenta de Francisco Cuquerella en la calle San Antonio de Padua.
(4) El primer número de Renovación – Periódico Republicano- es de 29 de mayo de 1931. En el mismo aparecía la lista de candidatos de la Conjunción Republicano- Socialista de Pego para las elecciones y en la nota de redacción las intenciones del periódico, “Renovación brinda sus páginas en defensa de los intereses de Pego y su distrito, pero sin patrocinar jamás ninguna campaña tendenciosa que, ni directa o indirectamente pueda herir la susceptibilidad privada de alguien”.
(5) Carmel Giner Bolufer, Discurso pronunciado por Carmelo Giner Bolufer Cronista oficial de Pego y su comarca como mantenedor del actor de la proclamación de la reina y Damas de la Corte de Honor, de las fiestas en honor a la Divina Aurora, de la villa de Murla, en la noche del día 1 de agosto de 1972.

Anuncios

Acerca de pegoilesvalls

Blog oficial de turismo de Pego, L'Atzúbia, La Vall d'Ebo, La Vall d'Alcalà y Vall de Gallinera (Alicante). Cuenta gestionada por la oficina de turismo.
Esta entrada fue publicada en historia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s